Pagina Principal

martes, 29 de julio de 2014

¿Existe una edad máxima para no entrar en prisión?


En los últimos días no se habla de otra cosa, la confesión del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, quien a sus 84 años de edad ha reconocido tener dinero en el extranjero sin regularizar, a pesar de haberlo negado en los últimos años, no ha dejado indiferente a nadie. Pero, ¿por qué ahora?, hay quien apunta a que asumir toda la responsabilidad con su avanzada edad le libraría de entrar en prisión, pero también hay quien afirma que se ha visto obligado, ya que pronto la Agencia Tributaria iba a poner el asunto en manos de la Audiencia Nacional. 

Si bien es cierto que nuestro Código Penal no exime a nadie de ir a prisión, el hecho de tener más de 70 años se convierte en un dato objetivo ha tener en cuenta de cara a la obtención de la libertad condicional en caso de condena.

En condiciones normales, para que un preso pueda obtener la libertad condicional, es necesario que tenga cumplida tres cuartas partes de su condena, y además obtenga informes favorables que determinen que dadas sus circunstancias concretas, es poco probable que pueda volver a delinquir en el futuro y además se le considere de escasa peligrosidad. 

Sin embargo, la avanzada edad del condenado o incluso el padecimiento de una enfermedad grave incurable favorece el que pueda acceder a la libertad condicional de forma anticipada. De este modo, nuestro sistema flexibiliza los requisitos ordinarios, atendiendo a motivos de humanidad y entendiendo que la peligrosidad criminal del penado en estas circunstancias es menor.

A pesar de lo anterior, es importante aclarar que el simple hecho de tener más de setenta años no es suficiente para obtener la libertad condicional, ya que ésto sería tanto como afirmar que cualquier persona de avanzada edad quedaría impune si comete un delito, lo que en modo alguno es posible. La realidad confirma que esto no es así y es que las estadisticas nos dicen que a finales del año 2.012, había en prisión más de 2.000 presos que superaban los sesenta años, alcanzando más de 300 los setenta años.

Además de la edad, para la obtención de la libertad condiciona es también examinado el tipo de delito cometido, y la gravedad del mismo. Algunos jueces han manifestado que no conceden la libertad condicional anticipada basándose en la edad del recluso si el delito se cometió pensando en que por su edad no iba a ser condenado (pensando en delitos de estafas o trafico de drogas).

¿Es utilizada la edad por aquellos que ocuparon un cargo público para evitar la cárcel?... ¿Asumen la responsabilidad de las conductas delictivas para evitar así que familiares sean también condenados?...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.